La máquina de matar más reciente

death-ROUNDUP-41-680x510

18 de abril del 2013

Un nuevo análisis científico revisado por colegas ha sido lanzado en los EE.UU. declarando que los herbicidas con base de glifosato como el Roundup están contribuyendo a desórdenes gastrointestinales, obesidad, diabetes, enfermedades cardíacas, depresión, autismo, infertilidad, cáncer y la enfermedad del alzheimer.

El artículo revisado declara que “el glifosato aumenta los efectos dañinos de … alimentos cargados de residuos químicos y toxinas ambientales. El impacto negativo en el cuerpo es insidioso y se manifiesta lentamente sobre el tiempo mientras la inflamación daña sistemas celulares a través del cuerpo. Aquí, mostramos como la interferencia con las enzimas citocromo P450 actúa sinérgicamente con la interrupción de la biosíntesis de aminoácidos aromáticos por las bacterias de la barriga, así como con la insuficiencia del transporte del sérum sulfato. Las consecuencias son la mayoría de las enfermedades y condiciones asociadas con la dieta occidental, que incluyen desórdenes gastrointestinales, obesidad, diabetes, enfermedad cardiaca, depresión, autismo, infertilidad, cáncer y la enfermedad del Alzheimer.”

“El artículo da buenos argumentos a por qué es vital oponerse a la reciente capitulación por los supermercados del R.U. a aceptar productos de animales alimentados con alimentos GM,” declaró GM Watch (Vigilancia GM).

El glifosato  (N-fosfonometiglicina), el ingrediente activo del herbicida Roundup, es el principal herbicida en uso hoy en los Estados Unidos, y está aumentado a través del mundo, en el mantenimiento de agricultura y terrenos, especialmente ahora que la patente expiró. 80% de los cultivos genéticamente modificados, particularmente el maíz, soya, canela, algodón, betabel dulce y más recientemente la alfalfa, son específicamente objetivos hacia la introducción de genes resistentes al glifosato, la llamada “listo para Roundup”. En humanos, sólo pequeñas cantidades (-2%) de glifosato ingerido son metabolizadas a ácido aminometilfosfónico (AMPA, por sus siglas en inglés), y el resto entra al torrente sanguíneo y es eventualmente eliminado a través de la orina.

Estudios han mostrado agudos aumentos en la contaminación de glifosato en corrientes en el medio oeste de los Estados Unidos siguiendo a mitades de los años de 1990, señalando a su rol de aumento como el herbicida por elección en la agricultura. Una práctica ahora común de desecación de cosechas a través de la administración del herbicida un poco antes de la cosecha asegura un aumento en la presencia de glifosato en las fuentes de alimento también. La industria afirma que el glifosato es casi no tóxico para los mamíferos, y por lo tanto no es un problema si el glifosato es ingerido en fuentes de alimento. Se asegura intensamente que es menos tóxico que una aspirina. Como una consecuencia, la medición de su presencia en la comida es prácticamente inexistente.

Una minoría vocal de expertos cree que el glifosato puede ser mucho más tóxico de lo que se alega, aunque los efectos son sólo aparentes después de un lapso de tiempo considerable. Aunque, mientras estudios a corto plazo en roedores no han mostrado una aparente toxicidad, estudios relacionados a una exposición a largo plazo en roedores han demostrado disfunción de hígado y riñón y una gran aumento de riesgo de cáncer, con un acortamiento en la esperanza de vida.

Traducido por Mariana Escalante de Vía Orgánica Asociación Civil.

Fuente: http://sustainablepulse.com/2013/04/18/new-study-links-roundup-to-diabetes-autism-infertility-and-cancer/?goback=.gde_2115297_member_233559431#.UXkWN6LZaSp

Advertisement

No hay comentarios.

Deja un comentario