No Existe Consenso Científico Sobre la Seguridad de los OGMs

science-microscopoe

Científicos publican declaración diciendo que el público está siendo engañado.

Comunicado de prensa, Earth Open Source, Lunes 21 Octubre 2013

Contacto claire.robinson@earthopensource.org / +44 (0)752 753 6923

No existe consenso científico sobre que los alimentos y cosechas genéticamente manipuladas son seguras, de acuerdo a una declaración publicada hoy por un grupo internacional de más de 85 científicos, académicos y médicos.

La declaración viene en respuesta a las recientes declaraciones de la industria GM y algunos científicos y comentadores de que hay un “consenso científico” que las cosechas y alimentos GM son seguras para la salud humana y animal, y al ambiente. La declaración llama a dichas declaraciones “engañosas” y estipula, “el declarado consenso sobre la seguridad de los OGMs no existe.”

Comentando sobre la declaración, uno de los signatarios, el Profesor Brian Wynne, director asociado e investigador co- principal del período 2002- 2012 del UK ESRC Centre for the Economic and Social Aspects of Genomics, Cesagen, Lancaster University, dijo: “No existe consenso entre los investigadores científicos sobre la seguridad a la salud o el ambiente de las cosechas y alimentos GM, y es engañoso e irresponsable que cualquiera declare que lo hay. Muchas destacadas interrogantes permanecen abiertas, mientras más están siendo descubiertas y reportadas por científicos independientes en la literatura científica internacional. De hecho, algunas preguntas de interés público claves que son reveladas por dichas investigaciones han sido desestimadas por años por el gran desbalance en términos de financiamiento de investigaciones, en contra de investigaciones exhaustivas de bioseguridad y a favor de la promoción comercial- científica de esta tecnología.”

Otro signatario, el Profesor C. Vyvyan Howard, toxicopatólogo médicamente calificado de la University of Ulster, dijo: “Un número sustancial de estudios sugieren que  las cosechas y alimentos GM pueden ser tóxicos o alergénicos, y que pueden tener impactos adversos en organismo beneficiosos o no- objetivos. Se declara con frecuencia que millones de americanos ingieren alimentos OGM sin efectos adversos. Pero como en USA no hay etiquetado de alimentos OGM y carece de estudios epidemiológicos, no hay forma de saber si las crecientes tasas de enfermedades crónicas vistas en dicho país tienen o no algo que ver con el consumo de los alimentos OGM. Por lo tanto, esta declaración carece de base científica.”

Un tercer signatario, Andy Stirling, profesor de políticas de ciencia y tecnología de la Sussex University y miembro del GM Science Review Panel del gobierno de UK, dijo: “La razón principal de que algunas multinacionales prefieran tecnologías GM por sobre las muchas alternativas es que la GM ofrece formas más lucrativas de controlar la propiedad intelectual y la cadena global de suministros.  Para dejar de lado la discusión abierta sobre estos temas, los intereses relacionados están ahora tratando de negar las muchas incertidumbres y suprimir la diversidad científica. Esto socava el debate democrático – y a la ciencia misma.”

La declaración de los científicos fue publicada por la European Network of Scientists for Social and Environmental Responsibility una semana después de que el World Food Prize fuera otorgado a empleados de los gigantes de semillas GM, Monsanto y  Syngenta; y que el secretario ambiental de UK, Owen Paterson estigmatizara a los opositores de los alimentos GM como “perversos”.

Los signatarios de la declaración incluyen prominentes y respetados científicos, incluyendo al Dr. Hans Herren, un previo ganador del World Food Prize y laureado con el Premio Nobel Alternativo, y Dr. Pushpa Bhargava, conocido como el padre de la biotecnología moderna en India.

Claire Robinson, directora de investigación de Earth Open Source, comentó, “La declaración conjunta y los comentarios de científicos senior y académicos deja claro que aquellos que declaran que hay un consenso científico sobre la seguridad de los OGMs están en realidad comprometidos en una oferta partidista para callar el debate.

“Tenemos que preguntar por qué esta gente está tan desesperada en prevenir más exploración sobre un tema que es de una inmensa importancia para el futuro de nuestros alimentos y la agricultura. Realmente no necesitamos menos, si no que más debate público sobre los impactos de esta tecnología, particularmente dadas las efectivas alternativas que han sido comprobadas, que están siendo puestas a un lado en el apuro por promover los OGMs.”

http://earthopensource.org/index.php/news/150

10/21/13

Declaración: No existe consenso científico sobre la seguridad de los OGMs

Como científicos, médicos, académicos y expertos en disciplinas relevantes a los aspectos científicos, legales, sociales y de evaluaciones de seguridad de organismos genéticamente manipulados (OGMs), [1] rechazamos tajantemente las declaraciones hechas por los desarrolladores de semillas GM y algunos científicos, comentadores y periodistas de que hay un “consenso científico” sobre la seguridad de los OGMs[2] [3] [4] y que el debate sobre este tema está “cerrado”.[5]

Nos sentimos obligados a abordar esta declaración, ya que el declarado consenso sobre la seguridad de los OGMs no existe. La declaración de que sí existe es engañosa y tergiversa la evidencia científica disponible actualmente y la amplia diversidad de opiniones entre científicos sobre esta materia. Más aun, la declaración alienta un clima de complacencia que podría llevar a una falta de rigor científico regulatorio y la precaución apropiada, potencialmente arriesgando la salud de humanos, animales y el ambiente.

La ciencia y la sociedad no proceden sobre las bases de un consenso construido, ya que el conocimiento actual está siempre abierto a desafíos bien fundados y al desacuerdo. Ratificamos la necesidad de más investigación científica independiente y a la discusión del público informado sobre la seguridad de los productos OGM y urgimos a que los defensores de los OGMs hagan lo mismo.

Algunas de nuestras objeciones sobre la declaración del consenso científico están listadas más abajo.

1. No existe consenso sobre la seguridad de los alimentos GM

Respecto a la seguridad de las cosechas y alimentos OGM para la salud humana y animal, una revisión comprensiva de estudios de alimento animal de cosechas GM encontró “Un equilibrio en el número [de] grupos de investigación sugiriendo, sobre la base de sus estudios, que un número de variedades de productos GM (principalmente maíz y soya) son tan seguros y nutritivos como la respectiva planta no- GM convencional, y aquellos que elevan serias preocupaciones”. La revisión también encontró que la mayoría de los estudios que concluían que los alimentos GM eran tan seguros y nutritivos como aquellos obtenidos por crianza convencional eran “llevados a cabo por corporaciones de biotech o asociadas, las cuales también son responsables [de] comercializar estas plantas GM”.[6]

Una revisión separada sobre estudios de alimento animal que es frecuentemente citada como prueba de que los alimentos GM son seguros incluyó estudios que encontraron diferencias significativas en los animales alimentados con OGMs. Mientras que los autores de la revisión desecharon estos descubrimientos como carentes de significado biológico,[7] la interpretación de estas diferencias es sujeto de debate científico continuo[8] [9] [10] [11] y no existe consenso sobre el tema.

Estudios rigurosos que investigan la seguridad de alimentos y cosechas OGM normalmente involucrarían estudios de alimento animal en los cuales un grupo de animales es alimentado con alimento GM y otro grupo es alimentado con una dieta equivalente no- GM. Estudios independientes de este tipo son poco comunes, pero cuando sí se han hecho, algunos han revelado efectos tóxicos o signos de toxicidad en animales alimentados con alimento GM.[12] [13] [14] [15] [16] [17] Las preocupaciones que nacen de estos estudios no han sido seguidas por investigaciones focalizadas que pudieran confirmar o refutar los descubrimientos iniciales.

La falta de consenso científico sobre la seguridad de alimentos y cosechas GM es destacada por los recientes llamados a la  investigación por parte de la Unión Europea y el gobierno francés para que se investiguen los impactos a la salud a largo plazo del consumo de alimentos GM a la luz de incertidumbres nacidas a partir de estudios de consumo animal.[18] [19] Estos llamados oficiales presuponen el reconocimiento de la insuficiencia de protocolos existentes de investigación científica relevante. Ponen en duda la declaración que la investigación existente puede ser declarada concluyente y pone fin al debate científico sobre la bioseguridad.

2. No hay estudios epidemiológicos que investiguen los efectos potenciales en la salud humana del consumo de alimentos GM

Se declara con frecuencia que “trillones de dosis de alimentos GM” han sido consumidos en USA sin efectos adversos. Sin embargo, no hay estudios epidemiológicos en poblaciones humanas para establecer si existen efectos a la salud asociados con el consumo de alimentos GM. Ya que no existe el etiquetado de alimentos GM en USA, principal  productor y consumidor de alimentos GM, es científicamente imposible rastrear, y por lo tanto estudiar, patrones de consumo y sus impactos. Por lo tanto, las declaraciones de que los alimentos GM son seguros para la salud humana basadas en la experiencia de poblaciones en Norte América carecen de toda base científica.

3. Declaraciones que científicos y cuerpos gubernamentales apoyan la seguridad de los OGMs son exagerados o inexactos

Las declaraciones que hay un consenso en los cuerpos científicos y gubernamentales sobre la seguridad de los alimentos GM, o que no son más riesgosos que los alimentos no- GM,[20] [21] son falsas.

Por ejemplo, un panel de expertos de la Royal Society of Canada emitió un informe altamente crítico del sistema regulatorio para las cosechas y alimentos GM en dicho país. El informe declaraba que es “científicamente injustificado” presumir que los alimentos GM son seguros sin pruebas científicas rigurosas, y que la “predicción por defecto”  para cada alimento GM debiera ser que la introducción de un nuevo gen causará “cambios inesperados” en la expresión de otros genes, el patrón de proteínas producidas y/o actividades metabólicas. Posibles resultados de estos cambios identificados en el informe incluyen la presencia de nuevos o inesperados alergénicos.[22]

Un informe de la British Medical Association concluyó que con respecto a los efectos de largo plazo de los alimentos GM sobre la salud humana y el ambiente, “quedan muchas preguntas sin respuesta” y que “las preocupaciones sobre seguridad no pueden, por ahora, ser completamente desestimadas sobre la base de información disponible actualmente”. El informe llama a más investigación, especialmente sobre los potenciales impactos a la salud humana y al ambiente.[23]

Más aun, las posiciones tomadas por otras organizaciones han sido con frecuencia altamente calificadas, reconociendo lagunas en los datos y riesgos potenciales, así como el potencial beneficio de la tecnología GM. Por ejemplo, una declaración de la American Medical Association’s Council on Science and Public Health reconoció “un pequeño potencial de eventos adversos … debido principalmente a la transferencia horizontal de genes, alergenicidad y toxicidad” y recomendó que el procedimiento de notificación voluntaria actual que es practicado por USA antes de liberar las cosechas GM al mercado, sea obligatorio.[24] Debe ser notado que incluso un “potencial pequeño de eventos adversos” pueden ser significativos, dada la amplia exposición de poblaciones humanas y animales a las cosechas GM.

Una declaración de la Junta Directiva de la American Association for the Advancement of Science (AAAS) afirmando que la seguridad de las cosechas GM y el oponerse al etiquetado[25] no pueden ser asumidos como que representa la visión de los miembros de la  AAAS como un todo y fue desafiada en una carta abierta de un grupo de 21 científicos, incluyendo a miembros de amplia trayectoria de la AAAS.[26] Este episodio destaca la falta de consenso entre los científicos respecto a la seguridad de los OGMs.

4. El proyecto de investigación de la UE no provee evidencia confiable sobre la seguridad de los alimentos OGMs

Un proyecto de investigación de la UE[27] ha sido citado internacionalmente como evidencia de la seguridad de las cosechas y alimentos GM. Sin embargo, el informe basado en este proyecto, “A Decade of EU-Funded GMO Research”, no presenta datos, de estudios a largo plazo en alimentación animal que pudieran proveer dicha evidencia.

De hecho, el proyecto no fue diseñado para testear la seguridad de ningún alimento GM, si no que se enfoca en “el desarrollo de los enfoques de evaluación de seguridad”.[28] Solo cinco de los estudios de alimentación animal publicados están referenciados en la sección SAFOTEST del informe, la cual está dedicada a la seguridad de los alimentos GM.[29] Ninguno de estos estudios testearon un alimento GM comercializado; ninguno testeó los alimentos GM para efectos de largo plazo más allá del período sub—crónico de 90 días; todos encontraron diferencias en los animales alimentados con GM, los cuales en algunos casos eran estadísticamente significativos; y ninguno concluyó sobre la seguridad de los alimentos GM testeados, sin hablar de la seguridad de los alimentos GM en general. Por lo tanto, el proyecto de investigación de la UE no provee evidencia alguna de las radicales afirmaciones sobre la seguridad de siquiera un solo alimento GM o cosechas GM en general.

5. Una lista de varios cientos de estudios no muestran la seguridad de alimentos GM

Una declaración frecuentemente citada publicada en una página de internet, que declara que varios cientos de estudios “documentan la seguridad general y salubridad nutricional de alimento humano y animal GM”[30] es engañosa. La examinación de estos estudios listados revela que muchos no proveen evidencias sobre la seguridad de alimentos GM, de hecho, algunos proveen evidencia de falta de seguridad. Por ejemplo:

  • Muchos de los estudios no son estudios toxicológicos de alimento animal del tipo que pudiera proveer información útil sobre los efectos a la salud del consumo de alimentos GM. La lista incluye estudios de producción animal que examinan parámetros de interés a la industria de alimentos y agrícola, tales como producción de lácteos y aumento de peso;[31] [32] los estudios sobre los efectos ambientales de cosechas GM; y estudios analíticos de la composición o cosmética genética de la cosecha.
  • Entre los estudios de alimento animal y revisiones de dichos estudios en la lista, un número sustancial encontró efectos tóxicos y signos de toxicidad en animales alimentados con alimento GM comparados con sujetos de control.[33] [34] [35] [36] [37] [38] Preocupaciones planteadas por estos estudios no han sido satisfactoriamente abordadas y la declaración que el cuerpo de investigación muestra un consenso sobre la seguridad de cosechas y alimentos GM es falsa e irresponsable.
  • Muchos de los estudios fueron conducidos por períodos cortos de tiempo comparados con la expectativa de vida total del animal y no pueden detectar efectos a la salud a largo plazo.[39] [40]

Concluimos que estos estudios, tomados como un todo, son tergiversados en la página de internet ya que no “documentan la seguridad general y la salubridad nutritiva de los alimentos GM humano y animal”. Más bien, algunos de los estudios otorgan serias causas de preocupación y deben ser seguidos por investigaciones más detalladas por un período de tiempo prolongado.

6. No existe consenso de los riesgos ambientales de las cosechas GM

Los riesgos ambientales representados por las cosechas GM incluyen los efectos de las cosechas insecticidas Bt sobre organismos no objetivos y efectos del herbicida usado en tándem con las cosechas GM tolerantes a herbicidas.

Igual que con la seguridad de alimentos GM, no existe consenso científico respecto a los riesgos ambientales de las cosechas GM. Una revisión de métodos de evaluación de riesgos ambientales para las cosechas GM identificaron deficiencias en los procedimientos usados y no encontraron “un consenso” global sobre las metodologías que debieran ser aplicadas, mucho menos sobre los procedimientos de ensayos estandarizados.[41]

Algunas revisiones de los datos publicados sobre las cosechas Bt han encontrado que pueden tener efectos adversos en organismos no objetivos y beneficiosos[42] [43] [44] [45] – efectos que son ampliamente desechados en las evaluaciones regulatorias y por algunos comentaristas científicos. La resistencia a la toxina Bt ha emergido en plagas objetivas,[46] y problemas con plagas secundarias (no objetivas) han sido notadas, por ejemplo, en el algodón Bt en China.[47] [48]

Las cosechas GM tolerantes a herbicidas han probado ser igualmente controversiales. Algunas revisiones y estudios individuales las han asociado a un incremento en el uso de herbicidas,[49] [50] la rápida dispersión de malezas resistentes a herbicidas,[51] y efectos adversos a la salud en poblaciones humanas y animales expuestas al Roundup, el herbicida utilizado en la mayoría de las cosechas GM.[52] [53] [54]

Al igual que con la seguridad de alimentos GM, el desacuerdo entre científicos sobre los riesgos ambientales de cosechas GM puede ser correlacionado con las fuentes de financiamiento. Una inspección revisada por sus pares sobre la visión de 62 científicos sobre los riesgos ambientales de las cosechas GM encontró que el financiamiento y entrenamiento disciplinario tenían un significativo efecto sobre las actitudes. Los científicos con financiamiento de la industria y/o aquellos entrenados en biología molecular eran propensos a poseer una actitud positiva respecto a las cosechas GM y al momento de declarar que no representan riesgos únicos, mientras que los científicos financiados por entidades públicas que trabajan de manera independiente de las compañías que desarrollan cosechas GM y/o aquellos entrenados en ecología eran más propensos a declarar una actitud “negativa moderada” sobre la seguridad de las cosechas GM y enfatizaban la incertidumbre y la ignorancia involucradas. Los autores de la revisión concluyeron, “Los fuertes efectos de entrenamiento y financiamiento pueden justificar ciertos cambios institucionales respecto a cómo organizamos la ciencia y cómo tomamos decisiones públicas cuando se deben evaluar tecnologías nuevas.”[55]

7. Acuerdos internacionales muestran amplio reconocimiento de los riesgos representados por cosechas y alimentos GM

El Protocolo de Bioseguridad de Cartagena fue negociado a lo largo de muchos años e implementado en 2003. El Protocolo de Cartagena es un acuerdo internacional ratificado por 166 gobiernos alrededor del mundo que busca proteger la diversidad biológica de los riesgos que plantea la tecnología GM. Encarna el Principio de Precaución, el cual permite a los estados signatarios tomar medidas precautorias para protegerse a sí mismos de las amenazas del daño de las cosechas y alimentos GM, incluso ante la falta de certeza científica.[56]

Otro cuerpo internacional, el Codex Alimentarius de la ONU, trabajó con expertos científicos por siete años para desarrollar guías internacionales para la tasación de cosechas y alimentos GM, debido a las preocupaciones sobre los riesgos que plantean. Estas guías fueron adoptadas por la Codex Alimentarius Commission, la cual más de 160 naciones son miembro, incluyendo productores principales de cosechas GM como USA.[57]

El Protocolo de Cartagena y el Codex comparten un enfoque precautorio sobre cosechas y alimentos GM, en ellos se acuerda que la ingeniería genética difiere de la crianza convencional y que las evaluaciones de seguridad deben ser requeridas antes de que los organismos GM sean usados en alimentos o liberados al ambiente.

Estos acuerdos nunca hubieran sido negociados, ni los procesos de implementación que elaboran cómo dichas evaluaciones de seguridad hubieran sido conducidos, sin el amplio reconocimiento internacional de los riesgos que pueden plantear las cosechas y alimentos GM y el estado no resuelto sobre el entendimiento científico existente.

Las preocupaciones sobre los riesgos están bien fundadas, y han sido demostradas por estudios en algunas cosechas y alimentos GM que han mostrado efectos adversos en la salud animal y organismos no objetivos, indicados más arriba. Muchos de estos estudios han, de hecho, alimentado las negociaciones y/o procesos de implementación del Protocolo de Cartagena y el Codex. Apoyamos la aplicación del Principio de Precaución con respecto a la liberación y movimiento transfronterizo de alimentos y cosechas GM.

Conclusión

En el ámbito de aplicación de este documento, podemos destacar solo unos cuantos ejemplos para ilustrar que la totalidad de investigación científica en el campo de la seguridad de los cultivos GM es matizada, compleja, a menudo contradictoria o poco concluyente, confundida por las opciones, supuestos y fuentes de financiamiento de los investigadores, y, en general, ha dado pie a más preguntas de las que ha respondido hasta el momento.

Si se continúa y se expande la introducción de alimentos y cosechas GM en la cadena de suministro de alimentos humana y animal, y si los riesgos identificados son aceptables o no, son decisiones que involucran consideraciones socioeconómicas más allá del alcance de un debate científico estrecho y las agendas no resueltas de investigación de bioseguridad. Estas decisiones, por lo tanto, deben involucrar a la sociedad más amplia. Debieran, sin embargo, ser apoyadas por fuerte evidencia científica sobre la seguridad a largo plazo de las cosechas y alimentos GM para la salud humana y animal y el ambiente, obtenidas de manera honesta, ética, rigurosa, independiente, transparente y lo suficientemente diversificada como para compensar el sesgo.

Las decisiones en el futuro de nuestra comida y agricultura no debieran ser basadas en declaraciones engañosas y tergiversadas de que existe un “consenso científico” respecto a la seguridad de los OGMs

El documento ha sido firmado por 92 personas hasta el momento.

El documento está ahora abierto a más firmas y todo aquel que esté de acuerdo con lo descrito está invitado a firmar la declaración en:

www.ensser.org

 


[1] In the US, the term “genetically engineered” is often used in place of “genetically modified”. We have used “genetically modified” because this is the terminology consistently used by many authorities internationally, including the Food and Agriculture Organization of the United Nations; the World Health Organization; Codex Alimentarius; European and Indian legislation; peer-reviewed studies by industry and independent scientists; and the international media. It is also consistent with the Cartagena Protocol’s term “living modified organism”.

[2] Frewin, G. (2013). The new “is GM food safe?” meme. Axis Mundi, 18 July.  http://www.axismundionline.com/blog/the-new-is-gm-food-safe-meme/; Wikipedia (2013). Genetically modified food controversies. http://en.wikipedia.org/wiki/Genetically_modified_food_controversies

[3] Mark Lynas (2013). GMO pigs study – more junk science. Marklynas.org, 12 June. http://www.marklynas.org/2013/06/gmo-pigs-study-more-junk-science/

[4] Keith Kloor (2013). Greens on the run in debate over genetically modified food. Bloomberg, 7 January. www.bloomberg.com/news/2013-01-07/green-activist-reverses-stance-on-genetically-modified-food.html

[5] White, M. (2013). The scientific debate about GM foods is over: They’re safe. Pacific Standard magazine, 24 Sept. www.psmag.com/health/scientific-debate-gm-foods-theyre-safe-66711/

[6] Domingo, J. L. and J. G. Bordonaba (2011). A literature review on the safety assessment of genetically modified plants. Environ Int 37: 734–742.

[7] Snell, C., et al. (2012). Assessment of the health impact of GM plant diets in long-term and multigenerational animal feeding trials: A literature review. Food and Chemical Toxicology 50(3–4): 1134-1148.

[8] Séralini, G. E., et al. (2011). Genetically modified crops safety assessments: Present limits and possible improvements. Environmental Sciences Europe 23(10).

[9] Dona, A. and I. S. Arvanitoyannis (2009). Health risks of genetically modified foods. Crit Rev Food Sci Nutr 49(2): 164–175.

[10] Domingo, J. L. and J. G. Bordonaba (2011). Ibid.

[11] Diels, J., et al. (2011). Association of financial or professional conflict of interest to research outcomes on health risks or nutritional assessment studies of genetically modified products. Food Policy 36: 197–203.

[12] Domingo, J. L. and J. G. Bordonaba (2011). Ibid.

[13] Diels, J., et al. (2011). Ibid.

[14] Dona, A. and I. S. Arvanitoyannis (2009). Ibid.

[15] Séralini, G. E., et al. (2012). Long term toxicity of a Roundup herbicide and a Roundup-tolerant genetically modified maize. Food and Chemical Toxicology 50(11): 4221-4231.

[16] Séralini, G. E., et al. (2013). Answers to critics: Why there is a long term toxicity due to NK603 Roundup-tolerant genetically modified maize and to a Roundup herbicide. Food and Chemical Toxicology 53: 461-468.

[17] Carman, J. A., et al. (2013). A long-term toxicology study on pigs fed a combined genetically modified (GM) soy and GM maize diet. Journal of Organic Systems 8(1): 38–54.

[18] EU Food Policy (2012).  Commission and EFSA agree need for two-year GMO feeding studies. 17 December.

[19] French Ministry of Ecology, Sustainable Development and Energy (2013). Programme National de Recherche: Risques environnementaux et sanitaires liés aux OGM (Risk’OGM). 12 July. www.developpement-durable.gouv.fr/IMG/pdf/APR__Risk_OGM_rel_pbch_pbj_rs2.pdf

[20] Wikipedia (2013). Genetically modified food controversies. http://en.wikipedia.org/wiki/Genetically_modified_food_controversies

[21] G. Masip (2013). Opinion: Don’t fear GM crops, Europe! The Scientist, May 28. www.the-scientist.com

[22] Royal Society of Canada (2001). Elements of precaution: Recommendations for the regulation of Food Biotechnology in Canada; An Expert Panel Report on the Future of Food Biotechnology. January.  www.rsc.ca//files/publications/expert_panels/foodbiotechnology/GMreportEN.pdf

[23] British Medical Association Board of Science and Education (2004). Genetically modified food and health: A second interim statement. March. bit.ly/19QAHSI

[24] American Medical Association House of Delegates (2012). Labeling of bioengineered foods. Council on Science and Public Health Report 2. http://www.ama-assn.org/resources/doc/csaph/a12-csaph2-bioengineeredfoods.pdf

[25] AAAS (2012). Statement by the AAAS Board of Directors on labeling of genetically modified foods. 20 October. www.aaas.org/news/releases/2012/media/AAAS_GM_statement.pdf

[26] Hunt, P., et al. (2012). Yes: Food labels would let consumers make informed choices. Environmental Health News. www.environmentalhealthnews.org/ehs/news/2012/yes-labels-on-gm-foods

[27] European Commission (2010). A decade of EU-funded GMO research (2001–2010).

[28] European Commission (2010): 128.

[29] European Commission (2010): 157.

[30] Tribe, D. (undated). 600+ published safety assessments. GMOPundit blog. http://gmopundit.blogspot.co.uk/p/450-published-safety-assessments.html

[31] Brouk, M., et al. (2008). Performance of lactating dairy cows fed corn as whole plant silage and grain produced from a genetically modified event DAS-59122-7 or a nontransgenic, near isoline control. J Anim. Sci, (Sectional Meeting Abstracts) 86(e-Suppl. 3):89 Abstract 276.

[32] Calsamiglia, S., et al. (2007). Effects of corn silage derived from a genetically modified variety containing two transgenes on feed intake, milk production, and composition, and the absence of detectable transgenic deoxyribonucleic acid in milk in Holstein dairy cows. J Dairy Sci 90: 4718-4723.

[33] de Vendômois, J.S., et al. (2010). A comparison of the effects of three GM corn varieties on mammalian health. Int J Biol Sci. ;5(7):706-26.

[34] Ewen, S.W.B. and A. Pusztai (1999). Effect of diets containing genetically modified potatoes expressing Galanthus nivalis lectin on rat small intestine. Lancet 354:1353-1354.

[35] Fares, N.H., and A. K. El-Sayed (1998). Fine structural changes in the ileum of mice fed on delta-endotoxin-treated potatoes and transgenic potatoes. Nat Toxins. 6:219-33.

[36] Kilic, A. and M. T. Akay (2008). A three generation study with genetically modified Bt corn in rats: Biochemical and histopathological investigation. Food Chem Toxicol 46(3): 1164–1170.

[37] Malatesta, M., et al. (2002). Ultrastructural morphometrical and immunocytochemical analyses of hepatocyte nuclei from mice fed on genetically modified soybean. Cell Structure and Function 27:173-180.

[38] Malatesta, M., et al. (2003). Fine structural analyses of pancreatic acinar cell nuclei from mice fed on genetically modified soybean. European Journal of Histochemistry 47:385-388

[39] Hammond, B., et al. (2004). Results of a 13 week safety assurance study with rats fed grain from glyphosate tolerant corn. Food Chem Toxicol 42(6): 1003-1014.

[40] Hammond, B. G., et al. (2006). Results of a 90-day safety assurance study with rats fed grain from corn borer-protected corn. Food Chem Toxicol 44(7): 1092-1099.

[41] Hilbeck, A., et al. (2011). Environmental risk assessment of genetically modified plants – concepts and controversies. Environmental Sciences Europe 23(13).

[42] Hilbeck, A. and J. E. U. Schmidt (2006). Another view on Bt proteins – How specific are they and what else might they do? Biopesti Int 2(1): 1–50.

[43] Székács, A. and B. Darvas (2012). Comparative aspects of Cry toxin usage in insect control. Advanced Technologies for Managing Insect Pests. I. Ishaaya, S. R. Palli and A. R. Horowitz. Dordrecht, Netherlands, Springer: 195–230.

[44] Marvier, M., et al. (2007). A meta-analysis of effects of Bt cotton and maize on nontarget invertebrates. Science 316(5830): 1475-1477.

[45] Lang, A. and E. Vojtech (2006). The effects of pollen consumption of transgenic Bt maize on the common swallowtail, Papilio machaon L. (Lepidoptera, Papilionidae). Basic and Applied Ecology 7: 296–306.

[46] Gassmann, A. J., et al. (2011). Field-evolved resistance to Bt maize by Western corn rootworm. PLoS ONE 6(7): e22629.

[47] Zhao, J. H., et al. (2010). Benefits of Bt cotton counterbalanced by secondary pests? Perceptions of ecological change in China. Environ Monit Assess 173(1-4): 985-994.

[48] Lu, Y., et al. (2010). Mirid bug outbreaks in multiple crops correlated with wide-scale adoption of Bt cotton in China. Science 328(5982): 1151-1154.

[49] Benbrook, C. (2012). Impacts of genetically engineered crops on pesticide use in the US – The first sixteen years. Environmental Sciences Europe 24(24).

[50] Heinemann, J. A., et al. (2013). Sustainability and innovation in staple crop production in the US Midwest. International Journal of Agricultural Sustainability: 1–18.

[51] Powles, S. B. (2008). Evolved glyphosate-resistant weeds around the world: Lessons to be learnt. Pest Manag Sci 64: 360–365.

[52] Székács, A. and B. Darvas (2012). Forty years with glyphosate. Herbicides – Properties, Synthesis and Control of Weeds. M. N. Hasaneen, InTech.

[53] Benedetti, D., et al. (2013). Genetic damage in soybean workers exposed to pesticides: evaluation with the comet and buccal micronucleus cytome assays. Mutat Res 752(1-2): 28-33.

[54] Lopez, S. L., et al. (2012). Pesticides used in South American GMO-based agriculture: A review of their effects on humans and animal models. Advances in Molecular Toxicology. J. C. Fishbein and J. M. Heilman. New York, Elsevier. 6: 41–75.

[55] Kvakkestad, V., et al. (2007). Scientistsʼ perspectives on the deliberate release of GM crops. Environmental Values 16(1): 79–104.

[56] Secretariat of the Convention on Biological Diversity (2000). Cartagena Protocol on Biosafety to the Convention on Biological Diversity. bch.cbd.int/protocol/text/

[57] Codex Alimentarius (2009). Foods derived from modern biotechnology. 2d ed. World Health Organization/Food and Agriculture Organization of the United Nations. ftp://ftp.fao.org/codex/Publications/Booklets/Biotech/Biotech_2009e.pdf

 

http://ensser.org/increasing-public-information/no-scientific-consensus-on-gmo-safety/

Traducción: Ignacia Guzmán Zuloaga

Advertisement

Trackbacks/Pingbacks

  1. 297 Científicos y Expertos Están de Acuerdo en que No se ha Comprobado que los OGMs Sean Seguros | Yo No Quiero Transgénicos - 11 diciembre, 2013

    […] No Existe Consenso Científico Sobre la Seguridad de los OGMs […]

Deja un comentario