Cómo Monsanto Convirtió la Benigna Bt en un Monstruo

Bacillus ThuringiensisAgosto 15, 2013

Najma Sadeque

La forma en que mueren los gusanos y otras pestes después de ingerir la toxina Bt es horrible, digna de macabras películas de ciencia ficción. La Bt es una bacteria común que ocurre naturalmente en suelos a lo largo del mundo. La naturaleza diseñó la Bt para que se active solo estacionalmente, para que orugas y gusanos particulares, en estado de larva, la coman. Paraliza el sistema digestivo para que así las plagas mueran de hambre en unos días. Algunas veces, la bacteria entra en la sangre del insecto y se reproduce dentro de él. Incluso la bacteria muerta puede ser letal.

Hoy, ese horror ha sido multiplicado por mil por “científicos biotecnológicos”, quienes manipulan la naturaleza – a tal grado de destruir la biodiversidad de la cual depende la sobrevivencia.

La Bt fue descubierta por primera vez en 1901 por un biólogo japonés que buscaba la causa de la muerte en masa de gusanos de seda. Inocuo para la mayoría de las especies vivientes, los agricultores han estado usando la Bt desde la década de 1920. Pero sólo fue a principios de los 50s que esta letal toxina natural se hizo conocida. Estrictamente un veneno estomacal, la Bt no era efectiva a no ser que fuera ingerida.

La bendición de la Bt era que no mataba a las abejas melíferas y a otros polinizadores, o enemigos naturales de insectos, tales como depredadores o parásitos; tampoco persistía en el ambiente: los rayos ultravioleta del sol la degradan rápidamente. Lavada por la lluvia, no persiste en el follaje más de una semana. Era usado sólo como un rocío cuando era necesario; escasamente, nunca preventivamente. Tiene una vida útil más bien corta- dos a tres años. Esto esencialmente la convertía en no- tóxica para cosechas de alimento, personas, ganado y vida silvestre. Era el pesticida eco amigable ideal.

Pero en la década de los 80s, los insectos desarrollaban cada vez más resistencia a los químicos sintéticos, y los agricultores enfrentaban daños ambientales. Una corporación deseosa de controlar la naturaleza, convirtiendo a la humanidad en un mercado cautivo, lo vio como una oportunidad. Monsanto apostó por la manipulación genética.

Ellos, sin embargo, ignoraron la causa más seria de proliferación de plagas – los monocultivos, que no eran adecuados para el algodón, ya que cada parte de la planta es un manjar para las plagas. Mientras más esparcían la agricultura a gran escala, mayores eran las pérdidas de los agricultores. El gusano no es la única plaga atraída por el algodón, pero Monsanto se enfocó sólo en él.

Por millones de billones de años, la Bt ha existido en el suelo, emergiendo solo estacionalmente, pero nunca cruzó barreras genéticas entre las especies. Luego, Monsanto introdujo el gen de la bacteria Bt del suelo forzadamente dentro del ADN de la planta de algodón. Su veneno ya no actuaba selectivamente cuando era consumido por las plagas. En vez de eso, se hizo de la Bt una parte inherente de su estructura genética – la planta completa, desde raíz a tallos a hojas fue traducida en tóxica y letal de manipular. Así nació la ‘Frankenplanta’ de algodón.

La introducción inicial del algodón Bt en 1996 en USA fue desastrosa: Monsanto tuvo que retirar 2.267.962 kilos y pagar daños a los agricultores; esto se repitió después en otros países.

Por algunos años, el uso de pesticidas disminuyó y la producción aumentó, luego se revirtió. Así como con las semillas de “variedades de alta producción” de la Revolución Verde, el rendimiento cayó después de aumentar por algunos años. El algodón Bt mató a los enemigos parásitos naturales del gusano, y ayudó a que plagas secundarias se convirtieran en un problema mayor.

El científico agrícola Tabashnik destacó que cuando las cosechas Bt aparecieron por primera vez, rápidamente se elevó la pregunta de qué tan rápido se adaptarían las plagas y evolucionarían resistencia. No se trataba de “si es que”, si no que de “cuando”, ya que las leyes de la genética lo convertían en inevitable. “Es casi un hecho que no es posible prevenir la evolución a la resistencia,”aseguraba. (Lea su informe “Insect resistance to Bt crops: lessons from the first billion acres”, Nature Biotechnology, 2013.)

En 17 años, un billón de acres han sido plantados con cosechas Bt, principalmente maíz y algodón. Desafortunadamente – pero predeciblemente – más especies de plagas han desarrollado resistencia. La presencia del gusano en USA ha aumentado en 40 veces.

Datos de 77 estudios a lo largo de dos décadas cubren 13 plagas evolutivas de ocho países diferentes. Hoy, hay miles de cepas de Bt y más de 300 tipos diferentes de toxinas Bt, cada una afectando a distintos tipos de insectos. Muchas oportunidades para que las corporaciones inventen un veneno para cada plaga.

Plantar cosechas Bt es un tema complicado. Los agricultores deben entender claramente cómo funciona y qué procedimientos y precauciones tomar. Desafortunadamente, la mayoría de los propietarios educados se niegan a ensuciarse las manos y son muy casuales o están muy preocupados como para leer e instruir a sus trabajadores.

El éxito del algodón Bt depende fuertemente en la creación de “refugios” en un radio determinado, aunque varía según el país. Los refugios de algodón no Bt retrasan lo inevitable – que las plagas desarrollen resistencia a la Bt. La lógica ofrecida es que las plagas que sobreviven a los predios Bt volarán a los predios no Bt, donde se cruzarán con plagas que no han sido afectadas, pero su descendencia carecerá de inmunidad o el rasgo de resistencia será diluido por unas cuantas generaciones. (Para entonces – cinco años o menos – ¡Monsanto ya habrá desarrollado una nueva cepa Bt para superar la nueva resistencia!)

USA requiere un mínimo de 20% de acreaje de refugio de algodón no Bt. En Australia, el acreaje de algodón Bt y no Bt debe ser equivalente. Los standards del Sur de Asia son menores – cinco corridas de algodón Bt; o cinco acres algodón no Bt para 95 acres de algodón Bt se considera suficiente. La creciente resistencia, sin embargo, simplemente persiste. Cuando una cosecha fracasaba, se culpaba fácilmente a los agricultores incultos por no seguir instrucciones.

No se dice que el algodón Bt fue inventado para Norteamérica, donde los predios son de miles de acres, y no para pequeños agricultores con solo unos cuantos. No es resistente a las sequías y requiere un 20% más de agua que otros algodones híbridos. Incapaz de adaptarse a las condiciones de stress, no es apto para condiciones áridas o semi áridas, como es el caso de Pakistán.

A diferencia de Norteamérica, la temporada de crecimiento de Asia del Sur es larga y la Bt pierde sus propiedades insecticidas en poco tiempo. Consecuentemente, en India, la Bt no fue expresada en el 25% de las cápsulas. Para sorpresa de nadie, la sequía causó un 100% de fracaso en Madhya Pradesh, donde 10.000 acres Bt fueron plantados en 2002. Sin embargo, el algodón indígena, del cual hay 300 variedades en distintas áreas geográficas y ecológicas de India, perdieron sólo el 20%. Agricultores furiosos exigen compensación de parte de Monsanto-Mahyco, India.

Monsanto estaba apurado en inundar el mundo con cosechas Bt y recurrió a métodos no convencionales. Otros incidentes menos publicitados incluyen: ser pescados con las manos en la masa sobornando a 140 oficiales en Indonesia, donde las cosechas fracasaron; luego fueron prohibidas. Multado por autoridades de USA por malas prácticas. Prohibido después que el algodón Bt matara el 30% de las abejas en un predio de prueba en Tailandia. La misteriosa “enfermedad de la fibra” emerge entre trabajadores en terreno y de fábricas causando picazón dolorosa e intensa y llagas de fibras como hilos, reportado en 16 países. Miles de parálisis y hospitalizaciones debido a reacciones tóxicas. Lenta agonía y muerte de ganado luego de ingerir algodón Bt como alimento. Trabajadores bajo tratamiento de antihistamínicos constante para combatir enfermedades crónicas. Fiascos en Pakistan, y mucho más. Pero eso es otra historia.

La autora es ex periodista y actualmente directora de la The Green Economic Initiative de Shirkat Gah, un grupo en defensa de derechos.

http://www.nation.com.pk/pakistan-news-newspaper-daily-english-online/columns/15-Aug-2013/how-monsanto-madea-monster-of-benign-bt

 

Traducción: Ignacia Guzmán Zuloaga

Advertisement

Un Comentario en “Cómo Monsanto Convirtió la Benigna Bt en un Monstruo”

  1. Felipe Cáceres Ramos
    13 septiembre, 2013 at 1:33 #

    Demasiado interesante. Me sorprende el punto al que la humanidad ha llegado en medio del silencio. Muy pocos de nosotros sabemos, mucho menos en Chile, que estamos consumiendo productos que jamás hubiesen existido si la ambición de unos pocos no hubiese sido tan grande. Lo cierto es que crear nuevas especies no me parece tan aterrador, pero ¿Cuál es la motivación? Claro… para que los dueños de las grandes empresas se llenen los bolsillos, destruyen la biodiversidad, corrompen el equilibrio natural de la cadena alimenticia y nos enferman a cada uno de nosotros, los consumidores. Y todo gracias a que lo han mantenido en silencio.
    Mi pregunta es sincera, necesito ayudar.
    ¿Qué podemos hacer nosotros?

Deja un comentario